Fallece el joven que resultó con quemaduras de gravedad en la explosión en una tortillería de Jesús María

No logró sobreponerse y finalmente perdió la vida una de las cuatro personas que resultaron gravemente lesionadas por quemaduras, al registrarse la semana pasada una explosión en una tortillería, en la cabecera municipal de Jesús María.

Quien perdió la vida fue el joven Francisco Javier Gutiérrez Escobedo, quien contaba con 27 años de edad y trabajaba en la empresa de paquetería y mensajería Estafeta.

Esta persona se encontraba recibiendo atención médica al Centro Médico Nacional de “Occidente”, que se ubica en el municipio de Zapopan, en la zona conurbada de Guadalajara, Jalisco, donde apenas el pasado viernes había sido trasladado en el helicóptero Aguila Uno de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, con la esperanza de que pudieran salvarle la vida.

Fue el miércoles de la semana pasada, cuando a las 16:15 horas, se suscitó una explosión en una tortillería con razón social “San Martín”, que se ubica en la avenida Alejandro de la Cruz Saucedo y esquina con la calle Agua Clara, en el fraccionamiento del mismo nombre, en la cabecera municipal de Jesús María.

Aparentemente, una fuga de gas en un tanque estacionario, fue lo que provocó el fuerte estallido, que dejó como saldo de 12 personas lesionadas por quemaduras.

Entre las víctimas, se encontraban dos menores de edad, que debido a la gravedad de las lesiones, fueron trasladados al día siguiente a recibir atención médica especializada, a la ciudad de Galveston, en el estado de Texas, Estados Unidos.

Asimismo, había otras dos personas en condición grave, siendo una de ellas, la empleada de la tortillería donde ocurrió la explosión; así como el joven Francisco Javier Gutiérrez Escobedo.

El cruel destino provocó que al momento del estallido, Francisco Javier fuera alcanzado por una enorme bola de fuego, provocándole quemaduras en el 70 por ciento de la superficie corporal.

Debido a la gravedad de sus lesiones, fue trasladado a recibir atención médica especializada a las instalaciones de la Clínica número 1 del Seguro Social.

En un afán de salvarle la vida, el viernes 23 de septiembre a las 16:30 horas, fue trasladado al estado de Jalisco, específicamente al Centro Médico Nacional de “Occidente”, que cuenta con el personal médico especializado en quemaduras más importante de México.

El traslado fue realizado a bordo del helicóptero Aguila Uno de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y durante todo el viaje fue acompañado por el doctor Eduardo Alvarez Bravo, quien estuvo al pendiente de su estado de salud.

Lamentablemente, el joven no logró reponerse de las graves quemaduras y finalmente perdió la vida el pasado lunes por la tarde, siendo notificados sus familiares del fatal desenlace.