Vinculado por violentas conductas

Era el día 25 del mes de agosto, cuando Armando N N probablemente participó en el hecho delictivo de Violencia Familiar en agravio de su hija adolescente; tras su captura, la Fiscalía activó las actuaciones necesarias para conducirlo ante el Juez, quien celebró audiencia inicial vinculándolo a proceso y determinó que permanezca preso en tanto avanzan las investigaciones.

Esta no fue la primera vez que Armando ejerció violencia en contra de su hija de 16 años; de acuerdo con el relato de la víctima, los episodios comenzaron desde el año 2014, siempre al interior de su domicilio, que se ubica en las inmediaciones de la colonia Ojos de Agua en el Municipio de Jesús María.

En esta ocasión, la agresión se suscitó luego de un altercado verbal que sostuvieron previamente. El hombre salió sumamente enfadado de la vivienda, la que ya no habitaba debido a que se separó del domicilio, advirtiéndole a la jovencita que la golpearía por su comportamiento; posteriormente retornó, ingresando furtivamente al inmueble, debido a que la adolescente dejó la puerta abierta con confianza, para retirarse a su habitación donde sostenía una llamada telefónica con su novio.

Al detectar que la joven se encontraba al teléfono, el sujeto le cuestionó respecto de qué era más importante para ella, si llamar a alguien más o hablar con él y le exigió su presencia en la cocina; la joven, sin colgar el móvil se aproximó a su padre con el objetivo de dialogar, sin embargo, este ya la esperaba con el palo de una escoba entre sus manos.

Al ver esto, la menor corrió al baño y puso el seguro a la puerta metálica con vidrios opacos; sin embargo, esto no detuvo a su progenitor, quien venció las barreras rompiendo el cristal del acceso con el objeto que sostenía, y comenzó una brutal agresión en contra de su hija.

Cayeron vidrios por doquier, que provocaron algunas heridas en la humanidad de la víctima, específicamente en su frente, cuello y piernas. Una vez que Armando se aproximó a ella, comenzó a golpearla, además de ofenderla verbalmente, primero tomándola del cabello y posteriormente pegándole fuerte con el palo de la escoba en las piernas, mientras le decía: “no te hagas la víctima, me querías conocer enojado, ahí tienes”.

Al ver que la jovencita sangraba por las lesiones, el sujeto le ordenó que se limpiara, por lo que ella tomó un pedazo de papel y lo hizo; posteriormente, él la sujetó de nuevo del cabello y la condujo a la sala, donde tomó una cuerda para continuar lastimándola.

Justo en ese momento, arribó a la vivienda la madre de la menor y ex esposa del sujeto, lo que provocó que este tomara asiento en uno de los muebles, mientras que su hija no paraba de llorar. La mujer, alarmada, preguntó por lo sucedido y al saberlo, llamó a emergencias.

Luego de unos minutos arribaron uniformados de la Secretaría de Seguridad Pública de Jesús María, quienes capturaron a Armando y lo pusieron a disposición de la Representación Social.

De esta manera iniciaron las indagatorias, en las que se aportaron los datos de prueba necesarios para comprobar la probable responsabilidad del sujeto en los lamentables acontecimientos.

Transcurridas las horas delimitadas por la legislación penal, tuvo lugar la audiencia inicial, en la que cada una de las partes expusieron sus argumentos, lo que significó para el Juez de Control la ponderación de cada dato recopilado, que derivó en la resolución favorable para la Fiscalía, en la que se vincula a proceso a Armando N N, por su posible participación en la conducta típica antes descrita, señalando la prisión preventiva como medida cautelar y el plazo de dos meses para el cierre de la investigación complementaria.