ERGO

NO PREOCUPA QUE LA GUARDIA NACIONAL SE INCORPORE A SEDENA, PREOCUPA EL ESCENARIO Y EL CONTEXTO EN EL QUE OCURREN LOS HECHOS…

#COLUMNAERGO

POR DANIEL GUERRERO

EL CONSTITUCIONALISMO EN MÉXICO está enfrentado una grave crisis que está poniendo en riesgo todos los avances jurídicos en materia de derechos humanos logrados con el pasar de los años, así como con el esfuerzo de muchos juristas y activistas. El Gobierno de la República, o como prefiere llamarlo el presidente, “El Gobierno de México”, sencillamente no se cansa de violar la Norma Suprema así como los tratados internacionales vinculantes para México, una y otra vez, sin que exista alguien de su gabinete y allegados que se atreva a ubicarlo en la realidad…

CON EL DECRETO impulsado por el presidente, aprobado por el Congreso de la Unión y el Senado de la República para modificar la Ley Orgánica de la Guardia Nacional, incorporándola a la Secretaría de la Defensa Nacional, resulta ser una notoria violación al artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Mexicanos, que en el texto establece: “…Las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional, serán de carácter civil, disciplinado y profesional… La Federación contará con una institución policial de carácter civil denominada Guardia Nacional, cuyos fines son los señalados en el párrafo noveno de este artículo, la coordinación y colaboración con las entidades federativas y Municipios, así como la salvaguarda de los bienes y recursos de la Nación…”. De lo cual, habrá de pronunciarse la Suprema Corte de Justicia al respecto, sobre la inconstitucionalidad para que la Guardia Nacional sea sometida la Secretaría de la Defensa Nacional, alejándose, ahora sí por completo, de ser una institución de carácter civil…

CON ELLO veremos, si los ministros de la SCJN tienen el valor para defender a la Constitución de la ola destructiva e ilegal de la 4T, aplicando la del propio ministro Pérez Dayán, quien, durante el debate para desaparecer la prisión preventiva oficiosa en el sistema penal, dijo: “No soy yo quien le va a arrancar hojas a la Constitución”…

ES MUY PROBABLE, ahora que el PRI ha fijado postura para ampliar la permanencia del ejército en las calles hasta el 2028, trayendo como consecuencia la ruptura entre la alianza PAN-PRI-PRD, así como el sometimiento por parte “del Jaguar” al líder priista “Alito” Moreno, AMLO aproveche para afianzar la alianza MORENA-PRI y envíe al Constituyente, la propuesta de reforma al artículo 21 de la Constitución, al puro estilo de la película “La Ley de Herodes”…

ESTO TRAERÁ como consecuencia, y sin necesidad de explicarlo a detalle, la militarización del país, pero esto en sí ¿es bueno o es malo? Ya habíamos comentado mucho al respecto de la Guardia Nacional en anteriores ocasiones. Hemos dicho que en lo particular creemos que su creación fue un acierto de AMLO, es un hecho que la Policía Federal estaba corrompida por completo, los agentes de la policía federal estaban más enfocados en sacar las “cuotas diarias” que en combatir de frente a la delincuencia, y mantener la seguridad en toda la extensión del territorio mexicano, a pesar de que contaban con una sólida institución, diferentes áreas de adscripción que llegaban incluso a servicios periciales y grupos de élite, no se discute que se necesitaba renovar desde las raíces a la corporación, pero, manteniendo su esencia jurídica como institución de seguridad pública de orden civil…

¿QUIÉN PODRÍA con dicha labor titánica? si no el propio Ejército Mexicano, ¿o acaso cuando se ponen complicadas las cosas en materia de seguridad, no optan los gobernadores y presidentes municipales por nombrar a militares como secretarios de Seguridad? Basta recurrir a la propia historia de nuestro Estado, cuando el General Rolando Eugenio Eddy, puso mano firme, orden y cambio en la seguridad en Aguascalientes…

DESDE SU CREACIÓN, el Ejército Mexicano se dio a la tarea de estructurar a la Guardia Nacional utilizando los recursos con los que contaba la entonces Policía Federal, siendo a la fecha, la Guardia Nacional un monstruo que ha rebasado por completo a la Policía Federal en sus mejores años. La Guardia Nacional controla todo y tiene acceso a todo, opera en las instalaciones de las Zonas Militares y en las delegaciones de la FGR, tienen el control de las carreteras, personal de inteligencia, control de CEFERESOS, presencia en Centros de Justicia Penal Federal, sus mandos, desde agentes hasta inspectores generales y comisarios, en su gran mayoría son de extracción militar, a tal grado que, por cada 10 miembros 9 son militares y 1 civil…

DEL MISMO modo, habíamos comentado, que el presidente Andrés Manuel López Obrador, había creado y abandonado a la Guardia Nacional, que no le interesaba echar mano de ella para enfrentar de manera directa y contundente a los grupos de la droga y criminales que operan impunemente en varias zonas del país, y que se han apoderado por completo de localidades y Estados completos, como Zacatecas. Por tanto, era de esperarse, que el Ejército, siendo quien ha acompañado a la Guardia Nacional desde su creación, haciendo un esfuerzo para comisionar y mandar agentes de extracción militar para cubrir todas las áreas, siendo los inspectores, inspectores generales y comisarios altos mandos de la milicia, haya solicitado ya mejor y de plano, la incorporación de la Guardia Nacional a la SEDENA para no deshacerse de ese monstruo paramilitar que han creado…

PODEMOS concluir que, atendiendo a la gravedad de seguridad que atraviesa México, no es malo que el Ejército atienda la seguridad pública desde la Guardia Nacional, ya que esto permitiría que los militares regresaran a los cuarteles, y que los guardias nacionales se profesionalicen en materia de derechos humanos, pero sin menoscabo del uso de la fuerza necesaria para hacerle frente a los carteles de la droga, que están a nada de ser considerados como grupos terroristas para EUA, esto más allá y dejando fuera el discurso de AMLO, que es para que no se corrompa la Guardia Nacional, ya que con el caso Ayotzinapa, que él mismo revivió, está más que claro que el Ejército también es corrompible. La realidad, aunque AMLO jamás lo admitirá, es que él le tiene miedo a hacerle frente a los grupos de la droga, y fiel a su costumbre, ante un problema, prefiere “lavarse las manos”, dejándole la responsabilidad a alguien más…

LO QUE SÍ preocupa, y mucho, es que esto suceda cuando está en el poder un gobierno que viola sistemáticamente la Constitución, que no le importa imponer decretos sabiendo que va en contra de la Norma Suprema, que en el partido emanado, MORENA, existen izquierdistas radicales que visitan y presumen sin empacho alguno relaciones con Nicolás Maduro y Daniel Ortega. Preocupa que no se haya respetado la Constitución para pasar la Guardia Nacional a la SEDENA, ¿qué les costaba primero hacer la propuesta de modificación a la Carta Magna y que el constituyente decidiera? Lo que mal empieza, mal acaba. No preocupa que la Guardia Nacional pase a formar parte de la SEDENA, porque todos estamos conscientes del grave problema de seguridad que enfrenta nuestro país, preocupa, que ocurra con un gobierno y un partido con signos latentes de populismo, socialismo y militarismo.

POR LO PRONTO, recuerde amable Lector, que “Un Estado din Justicia, es una cueva de ladrones”…