Delincuentes exigían 450 mil pesos a una familia a cambio de no hacerle daño a uno de sus integrantes haciéndoles creer que lo tenían secuestrado

• Fue localizado en el municipio de Rincón de Romos, a donde se trasladó siguiendo las indicaciones que vía telefónica le proporcionaron los delincuentes

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, integrantes de la Policía Estatal y Cibernética, así como de las policías municipales tanto de Cosío, como de Rincón de Romos, bajo el esquema de Mando Coordinado, evitaron una extorsión telefónica, al desactivar un secuestro virtual en el que le solicitaban 450 mil pesos a una familia, haciéndoles creer que uno de sus integrantes estaba secuestrado, sin embargo, todo se trataba de un engaño.

A través del Servicio de Emergencia 911, policías estatales y municipales recibieron el reporte de que una persona que habita en el municipio de Cosío, había recibido llamadas telefónicas en las cuáles un individuo quien dijo ser intrigante de un grupo delictivo, le informó que tenían a su hermano de nombre David secuestrado y exigían un depósito de dinero a cambio de liberarlo sin hacerle daño.

La persona que recibió la llamada, intentó comunicarse con su familiar, sin embargo, nunca logró contactarlo, por lo que ante la preocupación, decidió comunicarse con las autoridades para pedir ayuda y ubicar a su consanguíneo.

Policías estatales, de la Policía Cibernética y de la policía municipal de Cosío, se trasladaron al domicilio del afectado, donde le brindaron atención personalizada a los familiares, indicándoles cómo proceder, reiterando que no realizaran depósito alguno, toda vez que ya estaban efectuado todos los esfuerzos para ubicar a David.

Poco después, como resultado de las acciones efectuadas por la Policía Cibernética, de la Policía Estatal, así como de las policías municipales bajo el esquema de Mando Coordinado, el joven fue localizado en el municipio de Rincón de Romos, a donde se dirigió al seguir las indicaciones que vía telefónica le proporcionaron los delincuentes, quienes le hicieron creer que lo estaban vigilando.

Finalmente, lo trasladaron a su domicilio, donde pudo reunirse con todos sus familiares, quienes agradecieron al apoyo de los uniformados.