Extorsionadores hicieron creer a una mujer que tenían secuestrada a su hija y a su pareja sentimental

• Los afectados fueron localizados en el Centro Comercial Villasunción
• Les solicitaban 200 mil pesos a cambio de no hacerles daño, pero todo se trataba de un engaño

Nuevamente, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado del Estado y de la Policía Cibernética evitaron una extorsión telefónica en la que le solicitaban 200 mil pesos a una mujer a cambio de no hacerle daño a su hija, ni a la pareja sentimental de ella, haciéndoles creer que los tenían secuestrados, sin embargo, todo se trataba de un engaño por lo que tras ser localizados pudieron reunirse con sus seres queridos sin que se efectuara depósito alguno

A través del Servicio de Emergencias 911, policías estatales recibieron el reporte de que una mujer habitante de la comunidad de Cotonina de Coyotes, solicitaba su intervención debido a que había recibido llamadas de los números 4778524967 y 4291302703 en las que un sujeto que dijo ser integrante de un grupo delictivo, le indicó que tenían a su hija y a la pareja sentimental de ella secuestrados, por lo que si quería volverlos a ver debería efectuar un depósito de 200 mil pesos.

Al conocer la situación, los policías realizaron diversas acciones para localizar a los dos jóvenes, de manera que se logró conocer que podrían encontrarse en un Centro Comercial ubicado al sur de la ciudad

De inmediato, se dirigieron al centro comercial Villasunción y con apoyo de los dispositivos tecnológicos, así como de los recorridos pie a tierra y con una fotografía de la afectada, los policías lograron localizarla en el interior de la tienda Bodega Aurrera.

Al entrevistare con ella, refirió que minutos antes recibió una llamada en la que supuestos integrantes de un grupo delictivo amenazaron con hacerle daño si no seguía sus indicaciones, de manera que la presionaron vía telefónica para que saliera de su domicilio y se alejara del mismo sin avisarle a nadie, indicándole que no contestara llamada alguna, insistiendo en que la estaban vigilando.

Finalmente la familia puedo reunirse nuevamente sin que se efectuara depósito alguno, por lo que agradecieron la intervención y asesoría de la Policía Estatal y Cibernética.