Tras persecución por las azoteas de varios domicilios de la Colonia San Pablo, fue asegurado sujeto por amenazas con arma de fuego

La detención de quien dijo llamarse Alberto “N” de 26 años de edad se llevó a cabo sobre la calle Río Pirules a la altura de los números cien en la colonia San Pablo, luego de que al estar realizando su recorrido de vigilancia y prevención, elementos del Grupo Motorizado Centauro recibieron un reporte vía frecuencia de radio en el que se manifestaba que una persona se encontraba en la calle Libertad y la calle Río Pirules realizando detonaciones con un arma de fuego.

De inmediato, los elementos es trasladaron al lugar, encontrando en el sitio a un ciudadano de 32 años de edad, quien recibió haber recibido un disparo por parte de un sujeto que vestía una playera en color azul, un pantalón de mezclilla en color azul y tenis en color negro con tatuajes en ambos brazos y cabello corto, el cual conducía un vehículo de la marca Jetta en color blanco, mismo que acababa de darse a la fuga con dirección de poniente a oriente sobre la calle Río Pirules.

Rápidamente, los elementos comenzaron el rastreo del individuo logrando detectar el vehículo así como a la persona cuando ésta descendía de la unidad, sin embargo, en ese momento se percató de los uniformados y se dio a la fuga corriendo subiendo a las azoteas de la calle Río Pirulres casi esquina con la calle Marina Nacional.

Tras continuar la persecución por la azotea de varios domicilios, los oficiales se percataron de que la persona se había introducido a una casa, por lo que con autorización del propietario ingresaron enseguida al mismo, encontrándolo al interior de una habitación, recostado en la cama sin playera y sin zapatos pretendiendo engañar a los elementos de que él vivía en ese lugar.

Cabe mencionar que en el sitio, también fue encontrada el arma de fuego con la que habría atentado contra la integridad del afectado, mismo que se apersonó para señalar directamente al ahora detenido.

Finalmente, quien dijo llamarse Alberto “N” fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público del fuero común, quien determinaría su situación jurídica conforme al debido proceso.