CALIBRE 45

AL TIEMPO que el asunto no deja de ser polémica debido a gran cantidad de mexicanos continúan comportándose ajenos a la pandemia, México se ha colocado en cuarto lugar en el mundo dentro de los países con más decesos registrados a causa del Coronavirus, aunque, debe considerarse que existen miles de muertes que no están contabilizadas aún dentro de este fatídico esquema. En Europa la crisis ha ido a la baja, se ha contenido mientras que en nuestro país va en ascenso superándose a Italia y España, países inicialmente más golpeados por la pandemia, en los índices de mortalidad…

EN ESTOS momentos creemos que no existe familia que por lo menos, no haya tenido noticias de que algún familiar, cercano o lejano ha sido víctima del letal virus que llega a cualquier casa cuando menos se le espera, atacando sin misericordia los organismos más débiles…

AL MISMO tiempo, el Gobierno Federal que bien lo señala el gobernador Martín Orozco Sandoval, debió haber sido el primer responsable en tomar y costear las medidas necesarias, sigue con su bla, bla, bla, pero nada de anuncios que cuenten con todo el respaldo de la veracidad…

LA CUESTIÓN aquí también es muy sencilla, tal parece que esas campañas, esas dotaciones de instrumentos a hospitales del IMSS nunca existieron o bien, no se consumaron, simplemente se pidió tardíamente que se tomaran medidas a título personal para no contraer la enfermedad y luego nomás se dedicaron a observar cómo los mandatarios de los Estados empezaron a afrontar el problema, a protegerse con recursos propios, muy especialmente los de extracción panista…

MÉDICOS y enfermeras del IMSS, obviamente fueron de las primeras víctimas al ser usados increíble y cruelmente como carne de cañón. Lamentablemente muchos sucumbieron y otros se recuperan o ya se recuperaron, volviendo a su compromiso con sus semejantes sin amargarse por el desamparo en que los sigue teniendo la institución en la que prestan sus servicios a través de la actual administración federal…

EN AGUASCALIENTES el panorama –pese a que aquí también se cuentan con “valientes” que temerariamente desafían a la enfermedad, al transitar y convivir libremente sin la menor medida de protección–, no es asolador y sigue siendo un tanto aceptable, controlado y sobrellevado gracias al auténtico esfuerzo de los gobiernos locales. Gobernador y presidentes municipales han dado una gran muestra altruista, confirmando el por qué obtuvieron su triunfo en las urnas al exhibir mediante su trabajo, humanismo y solidaridad…

PARA AQUELLOS incrédulos: no se debe pasar por alto que el número de habitantes en Aguascalientes es de más de un millón 400 mil, lo cual, comparado con las más de doscientas muertes, nos lleva al terrorífico planteamiento de que esa cifra, si no ponemos más empeño en auto cuidarnos, podría empezar a rascar la mitad de la tercera parte. El peligro es inminente y la irresponsabilidad muy latente…

PESE a lo anterior, nuestro Estado sigue manteniéndose como una de las entidades con la tasa de letalidad más baja, del 5.0 por ciento. Se han aplicado un total de 15 mil 716 pruebas de las cuales 11 mil 515 han sido negativas; hasta el momento 223 personas están en espera de su resultado. El total de casos acumulados ha sido de 3 mil 978, de los cuales 217 han fallecido y 2 mil 755 se han recuperado…

DESDE ITALIA, nuestro amigo el Padre Fernando González Galarza, un misionero comboniano aguascalentense que es un héroe natural en Sudán del Sur, donde soportó junto con sus habitantes hambre, sed, movilizaciones mediante caminatas con el agua a la cintura en zonas pantanosas y el terror mediante ataques militares, hasta que la paz llegó a ese país donde aún lo adoran y siguen esperando su regreso, nos envió la siguiente reflexión…

“El milagro del cuidado personal. Las principales enfermedades que matan al mexicano vienen de la manera de comer, beber y vivir. Pero también se vive una espiritualidad débil, por ejemplo: se va poco o se ha abandonado la misa dominical, sólo se hace oración cuando se necesita la ayuda de Dios, y la Biblia es una extraña, poco se lee y medita. Para vivir bien, es necesario desarrollar la cultura del cuidado personal tanto físico como espiritual. “Más vale prevenir que lamentar”. El cuidado personal es elemental para vivir bien, en paz y feliz. En tiempos de crisis es vital porque a través del cuidado personal se desarrolla y fortalece el sistema inmunológico que nos ayuda a combatir enfermedades y mantenernos sanos; también fortalece el sistema inmunológico espiritual para resistir la tentación y todo aquello que espiritual y psicológicamente pone en riesgo la paz interior y la felicidad. ¡Ámate! ¡Cuídate! ¡Vive feliz! Les bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.